5 consejos para hacer más interesante la gestión de la prevención de riesgos laborales

No tenemos que ser maestros del humor.

Pero sí tenemos que ser conscientes que lo peor que podemos causar es aburrimiento.

Depende de en qué foros, la gestión de la prevención de riesgos laborales ha adquirido una reputación de ser, digamos, aburrida.

Decimos que nos gusta una cosa, pero hacemos otra. ¿Por qué? Por miedo. Miedo a equivocarnos, a molestar, a ofender, a ser despedidos…

Ninguno de esos miedos es el miedo a algo mucho peor: aburrir.

No es que tengamos que ser artistas del humor. No. Se trata de hacer las cosas atractivas, sin sentir la necesidad de pedir permiso a cada paso que se da e involucrando.

Un ejemplo claro es la formación. El cómo se imparte la formación a los empleados tiene mucha de la culpa. A menudo, los cursos se caracterizan por una sobre-exposición de normativa e información que tiene poca relevancia para las responsabilidades diarias de los empleados.

El enfoque negativo, alarmista y paternalista, casi como regañando, con un montón de “si no haces X, la consecuencia será Y”, no lo mejora.

Pero la formación no es la única culpable.

La forma en que cada organización aborda la gestión diaria de la prevención de riesgos laborales tiene una influencia significativa en esa percepción, como que es algo aburrido y prescriptivo.

En otras palabras, apuesta a que esto inevitablemente se contagiará a los demás si la dirección considera que la prevención de riesgos laborales es aburrida y una carga

La pandemia del coronavirus ha reforzado la importancia de realizar una buena gestión en materia de seguridad y salud en el trabajo, con el foco puesto en la información y transparencia.

Todas las organizaciones han asumido que la lucha contra el COVID19 es una prioridad, pero a medida que pasa el tiempo y continúan las restricciones, la apatía ha aparecido y las empresas deben encontrar formas de mantenerse en guardia y estar en la mente de todos para mantener un lugar de trabajo seguro y saludable, más allá del dichoso coronavirus.

Entonces, si corres el riesgo de enfrentarte a empleados desinteresados ​​y desconectados, con una percepción negativa general sobre la seguridad y salud en el trabajo, estos son nuestros consejos para cambiar las cosas:

1. Cambia la percepción de la dirección

Si puedes lograr que la dirección se sienta positivamente involucrada con la política de prevención de riesgos laborales y la considere valiosa, entonces esto marcará la pauta para el resto de la organización y te colocará en una posición mucho mejor para cambiar la percepción de los empleados.

Los mandos de todos los niveles deben pasar del pesimismo y las quejas a reconocer las acciones positivas y reconocer el buen desempeño en materia preventiva, de la manera que crea que mejor repercutirá en los empleados (ya sea un simple agradecimiento o una pequeña recompensa).

Muy a menudo, la raíz del problema es que los mandos solo abordan los aspectos negativos de la seguridad y salud; se apresuran a corregir a un empleado por no usar el EPI correcto, pero casi nunca un empleado que usa el EPI correcto recibe comentarios positivos.

Recuerda, cualquier cambio debe ser dirigido desde arriba hacia abajo.

Concéntrate en lo positivo, asegúrate de que el feedback sea constructivo y elogia cuando la ocasión lo merezca. Cuando sea necesario abordar el incumplimiento, mejor abordar la situación con una actitud optimista y positiva.

Concéntrate en encontrar la solución en lugar de lo negativo del problema.

2. Involucra a los empleados en la gestión diaria de la seguridad y salud

La seguridad y salud en el trabajo puede percibirse como una limitación o lo que es peor, como una distracción.

Algo impuesto por la normativa y la legislación que existe para hacer más difícil el desempeño y cumplir con los objetivos de productividad.

Sin embargo, escuchar a los empleados e involucrarlos en la toma de decisiones de la prevención de riesgos laborales, en lugar de simplemente hacer cumplir las reglas y procedimientos, marca la diferencia en las actitudes de los empleados hacia la gestión preventiva.

¿Por qué? Porque los empleados comprenden mejor las razones que hay detrás de un proceso o procedimiento específico, o simplemente porque sienten que han contribuido a la decisión.

Involucrar a los empleados es una excelente forma de hacer que se apropien y se preocupen por el mantenimiento de los sistemas que tiene implementados la organización.

3. Integrar el desempeño preventivo en el negocio

La seguridad y salud se ven a menudo como algo que se encuentra fuera del foco del negocio y sus objetivos.

Si lo piensas detenidamente, tratar la gestión preventiva como una entidad separada del negocio tiene poco sentido. 

De sobra es conocido que el desempeño de la gestión de la seguridad y salud tiene un impacto en el desempeño del negocio. Por ejemplo, un accidente grave podría tener un impacto profundamente negativo en la rentabilidad anual, entre otras cosas.

Y casi siempre nos centramos en el impacto negativo, olvidando lo positivo.

Al integrar completamente la salud y la seguridad en los objetivos del negocio, se convierte en parte del trabajo diario en lugar de ser visto como una distracción no deseada.

El uso de un software de gestión de la seguridad y salud ayuda a respaldar la gestión diaria y garantiza que cualquier persona encargada de gestionar la prevención de riesgos laborales tenga una indicación clara de cómo se está trabajando.

Nuestro software de PRL, 6conecta, te permite asignar responsabilidades para las tareas y controlar el estado de riesgo de tu organización en tiempo real.

4. Celebra el éxito

Otra forma de poner la gestión preventiva al mismo nivel que otras áreas de negocio es celebrar un buen desempeño en seguridad, de la misma manera que celebraría un buen desempeño comercial o de producción.

Algunos ejemplos de cómo hacer esto pueden incluir un premio mensual / trimestral / anual al mejor informe de incidente o comunicado de riesgo o al mejor desempeño de salud y seguridad del departamento.

Incluso puedes usar un Dashboard para mostrar los principales indicadores de seguridad, los accidentes reportados y los días sin incidentes para tener esto en cuenta y hacer que todos trabajen hacia los principales objetivos que te hayas marcadao: reducir índices de siniestralidad, mejorar controles operativos, apredizaje y formación de empleados…

Todo esto contribuirá a elevar el perfil de la gestión preventiva en toda la empresa.

5. Reformula cómo impartir la formación

Incluso con la mejor voluntad del mundo, recitando estadísticas y legislación es poco probable que obtengas resultados duraderos.

Si quieres que la formación se imparta de forma que los empleados presten atención, y recuerden su contenido, deberías:

  • Asegurarte de que la capacitación y aprendizaje sea relevante. No tiene sentido recopilar información que no tiene un uso práctico para los empleados. Cuando sea posible, relaciona la información con los desafíos específicos para el perfil de un empleado y explica cómo se les aplica la legislación. Es mejor realizar formaciones a grupos más pequeños para que pueda maximizar la relevancia y el impacto.
  • Haz una formación interactiva. En lugar de presentar una larga lista de datos e información, utiliza esta oportunidad para la interacción y la participación. Esto se puede hacer diseñando un tiempo de taller, convirtiendo la información en un juego, cuestionario o ejercicio de “destruyendo mitos”, o simplemente animando a los empleados a compartir su experiencia y abrir una discusión.
  • Comparte algunas historias de éxito. La conversación en torno a la seguridad y salud y sus implicaciones no debería ser todo pesimismo. Piensa en ocasiones en las que se hayan prevenido accidentes mediante buenas prácticas.
  • Muestra en lugar de contar. Al diseñar la formación, busca oportunidades para demostrar de lo que está hablando en lugar de simplemente declarar hechos. Esto podría ser tan simple como llevar a los empleados al lugar de trabajo para señalar la ubicación de las salidas de emergencia y los puntos de reunión y dónde se guarda el botiquín de primeros auxilios, en lugar de simplemente indicar esta información en la sala de formación.
  • Ten en cuenta a la audiencia. Busca lo que tiene el mayor impacto para  conocer a tus colegas. Algunos pueden apreciar la diversión, algunos pueden preferir un enfoque directo y algunos pueden responder mejor a algo más serio: la clave está en encontrar el equilibrio adecuado. Completar los elementos interactivos con una discusión sobre por qué lo que han aprendido es importante es una forma de lograrlo.

Conclusiones

Hay varias formas de hacer la prevención más atractiva.

Pero dos principios son esenciales: 1) el equipo de gestión debe mostrar compromiso y ser positivo con respecto a la seguridad y salud , y 2) conseguir que empleados que están comprometidos y participan.

La gestión preventiva no siempre tiene que ser divertida o atractiva; el objetivo es  garantizar que las personas no sufran accidentes o enfermedades, pero si quieres dejar poso y que la organización abrace la gestión preventiva como algo propio, el camino será más fácil así.

Los técnicos y las empresas debemos ser honestos en este sentido; la prevención de riesgos laborales puede no ser la parte más emocionante del trabajo para todo el mundo, pero eso no hace que las consecuencias de las malas prácticas sean menos reales.

Con 6conecta ayudamos a los departamentos de prevención de riesgos laborales a digitalizar la gestión preventiva, hacer más visible la cultura preventiva y tomar decisiones para prevenir, reducir y eliminar los riesgos que provocan accidentes e incidentes con sus empleados y contratas.

No te pierdas las últimas noticias y consejos sobre Seguridad y Salud

Tú pones el email; nosotros, el resto.

Quiero estar al día

Te enviaremos una alerta con publicación relacionada con la seguridad con salud

Odiamos el spam tanto o más que tu. Sólo utilizaremos tu email para avisarte del siguiente post.

Descargar documento

Para poder descargar el archivo debes registrarte rellenando el siguiente formulario.