Procedimiento de Coordinación de Actividades Empresariales

Una de las claves para realizar la Coordinación de Actividades Empresariales de forma eficiente es contar con un procedimiento que tenga en cuenta los siguientes aspectos:

  1. Clasificación de las Contratas que prestan servicios en función de:
    • Peligrosidad de las actividades a realizar,
    • Frecuencia de las actividades que realizan,
    • Si se considera actividad propia o no,
    • Actividad realizada por ETTs
    • Actividad realizad por autónomos
  2. Medios organizativos de los que se debe disponer según cada actividad:
    • Trabajador designado
    • Recurso preventivo
    • Coordinador de actividades empresariales

Esta clasificación debe realizarse con el fin de recoger las particularidades de los riesgos laborales de cada actividad e integrar convenientemente este procedimiento con otros protocolos corporativos, como compras, producción o mantenimiento. Según la clasificación previa, el procedimiento debe describir cómo:

  1. Se determinan los requisitos de seguridad y salud que deben cumplir las empresas prestatarias de servicios antes de contratarlas, asegurándose una evaluación continua después del primer trabajo realizado.
  2. Se realiza el intercambio de información. En este caso se recomienda que la información sea lo más concreta posible, ciñéndose única y exclusivamente a los riesgos derivados de la actividad o del centro de trabajo y cómo afecta a las medidas existentes, cómo interfieren en la actividad y qué medidas deben adoptarse en caso de concurrencia. A este respecto:
    • Debe solicitarse aquella que permita evaluar:
      • El correcto cumplimiento de la normativa de seguridad y salud
      • Que los empleados disponen de la información/formación necesaria para realizar los trabajos
    • Debe determinarse la periodicidad con la que se actualizará la información/documentación.
    • Se recomienda realizar el intercambio documental por escrito siempre, no sólo cuando hay riesgo grave o muy grave
  3. Se identifican y comunican riesgos derivados de la concurrencia de varias actividades.
  4. Se identifica y aprueba la subcontratación, de forma que la contrata haga cumplir los mismos requisitos a la subcontrata, y ésta a la suya, si fuera preciso.
  5. Se garantiza que la información llega a los trabajadores de las contratas/subcontratas.
  6. El protocolo a seguir en caso de emergencia, con responsables y medios de coordinación en cada caso.
  7. Se realiza la labor de seguimiento, evaluación y vigilancia adecuada a cada circunstancia sobre las contratas/subcontratas, asegurándose de que éstas cumplen con los requisitos de seguridad y salud, así como con la normativa vigente. Esta parte debe realizarse tanto sobre la documentación entregada como sobre los propios trabajos.
  8. Se convocan y bajo qué circunstancias deben realizarse reuniones de coordinación, ya sea con los trabajadores participantes en las actividades, los medios organizativos y/o representantes de los trabajadores.
  9. Se adoptan y siguen las medidas acordadas como resultado de las reuniones o workshops de coordinación.

También es recomendable la elaboración de instrucciones que describan protocolos de actuación específicos o de especial peligrosidad.

Referencias:

NTP 918: Coordinación de actividades empresariales (I)

NTP 919: Coordinación de actividades empresariales (II)

No te pierdas las últimas noticias y consejos sobre Seguridad y Salud

Tú pones el email; nosotros, el resto.

Quiero estar al día

Te enviaremos una alerta con publicación relacionada con la seguridad con salud

Odiamos el spam tanto o más que tu. Sólo utilizaremos tu email para avisarte del siguiente post.

Descargar documento

Para poder descargar el archivo debes registrarte rellenando el siguiente formulario.